Horror e indigancion en la ciudad de Rivera por la violación y muerte de Valentina

0
356

Araújo informó que uno de los sujetos admitió haber violado y matado a la niña y que el otro dijo haber estado durante el crimen pero no participó.

Por su parte, Camacho explicó que con las pruebas conseguidas se pudo establecer que la muerte se produjo el mismo día en que la niña desapareció, como consecuencia de “golpes, varios traumatismos craneanos en el lado derecho, todo eso en medio de la violación”.

El defensor indicó que cuando la niña le dijo a los hombres que le contaría a su madre lo que estaban haciendo recibió los golpes que produjeron su deceso. Otro aspecto que se pudo probar es que ocultaron el cuerpo de la niña con más de 30 piedras.

Los abogados de la familia hicieron saber que se realizaría una segunda reconstrucción de los hechos para aclarar la participación de los detenidos.

Sin embargo, la fiscal y el jefe de Policía resolvieron suspender la medida debido a que “no había garantías”.

Durante la declaración se escuchó un potente griterío.

A las 17:45 el volcán estalló. Los dos detenidos fueron sacados del juzgado uno tras otro, conducidos a cara descubierta hasta el móvil policíal que esperaba con la puerta lateral abierta. Al mismo tiempo, desde la turba se lanzó la primera piedra. Recorrió varios metros en el aire hasta caer sobre uno de los custodias. Enseguida cayó otra piedra que rompió uno de los vidrios del vehículo policial.

A toda velocidad, la camioneta se alejó con los presos rumbo a “una cárcel del sur del país”, según dijo el jefe de Policía. Pero la turba airada tenía otros planes y la Policía también. Cayó la valla y las piedras volaron hacia los uniformados que se formaron para resistir la avalancha con los escudos.

Suena un disparo de escopeta y la gente se dispersa. Un uniformado cae herido por una pedrada, sus compañeros lo sacan en andas, evitando la lluvia de piedras. Grupos de policías se animan a entrar corriendo entre los manifestantes y detener a los más violentos. Se llevan a un joven con camiseta de Peñarol, luego a otro joven vestido de rojo. Detienen a una mujer, que se resiste. El agente y la detenida caen al suelo. Y la mujer, que había provocado durante toda la tarde, se toca el abdomen y grita: “No me pueden pegar, tengo cáncer y diabetes”. Termina detenida. En pocos minutos se dan otros enfrentamientos en la plaza y frente a la Jefatura hasta que la muchedumbre se dispersa.

fuente: elpais.com.uy

Manifestaciones populares en horas de la mañana por el caso Valentina

 

Deja un comentario